miércoles, 26 de marzo de 2008

Un corazón azul

Hagamos de cuenta que ayer mientras paseaban por mi barrio me vieron esconderme sospechosamente detrás de un árbol, que después me vieron espiar por el costado y me escucharon murmurar: “si me encuentra, estoy perdida” (¿cómo voy a estar perdida si me encuentra?) y por último salir corriendo a golpear una pared. ¿Qué hubiesen pensado de mí? ¿Que estoy un poco loca? ¿que soy una fugitiva? ¿que tenía diferencias irreconciliables con la pared?

Físicos australianos afirman que la realidad no existe cuando no la estamos observando. Pero yo (que una vez quise ser profesora de educación física) digo que la realidad no existe cuando la estamos observando. Quiero decir, la realidad existe, pero nosotros no podemos percibirla porque siempre nos falta información. Llegamos en mitad de cualquier situación sin contar con las herramientas para analizarla en su totalidad, sólo la vemos fragmentada.

Lo que ustedes vieron ayer era verdad, pero sucede que a veces la verdad es mentira. No todo es lo que parece y eso es lo que la Torá me está advirtiendo con el siguiente pasuk: “No te dejes llevar por tu corazón y por tus ojos” (Números 15:39).

Y a pesar de eso, siempre aparece el juez, el jurado y el verdugo. Tres por el mismo precio (para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero). En una sociedad en donde nos obsesionamos por ganar bien, por comer bien, por lucir bien ¿no nos preocupa si pensamos mal?.

Y todo este preámbulo porque en mis post pasados dije que iba a interiorizarme en cómo la Torá me pide que juzgue al otro. ¿Y saben qué? A mi la Torá no me pide que juzgue a nadie, pero si lo voy a hacer, me da las pautas, pero eso lo voy a dejar para la próxima, porque ahora lo que quería es partir de la base de que el dicho “piensa mal y acertarás” es un disparate. Y que si ustedes refutaron todo lo que acabo de decir porque desde el principio descubrieron que ayer en la plaza yo estaba jugando a las escondidas con mis hijos, les dejo la imagen que ilustra el post para que les demuestre lo contrario.

(Dentro de la foto hay otra imagen escondida , pueden hacer click sobre ella para ampliarla, y para verla tienen que tratar de “desenfocar” y penetrar en la profundidad de la foto o también pueden probar mirando a la pantalla con un dedo puesto enfrente).
¿Lo pudieron ver? Eso espero, de todo corazón.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

guau!!!!!!!!!!!! hasta que lo vi me llevó un rato. IMPRESIONANTE.

andrea dijo...

No consigo ver nada...

Sarah dijo...

Bien!! Lo pude ver!! Me encanta descubrir que hay en el fondo de los asuntos!!
Quiero Más!!!

Judi dijo...

Sarah, aquí tienes dos más.

http://personal.telefonica.terra.es/web/emiliomartin2002/images/Estereogramas/rose.jpg


http://hjg.com.ar/st/cor_retm.jpg

Sarah dijo...

Muchas Gracias Judi.....la verdad los he disfrutado.

Anónimo dijo...

No lo entiendo... necesito una explicación...no soy capaz de ver nada

Anónimo dijo...

tienes que tratar de que la vista se te desenfoque, por eso es bueno poner un dedo, miras el dedo y lo de atras se va esfumando hasta que ves aparecer la imagen en 3D

Richard dijo...

Se necesita paciencia y preserverancia la primera vez, pero después de que se aprende, la técnica es muy fácil.