viernes, 12 de marzo de 2010

1 Vort Corto y 4 Tips Rápidos

¿A veces no te preguntas por qué muchas de nosotras nos sentimos obligadas (y frecuentemente enloquecemos a la familia y a nosotras mismas) para que nuestros hogares brillen en los lugares donde es poco probable que haya jametz? Sabemos qué dice la halajá sobre lo qué es necesario limpiar y nos centrarnos en lo que es de importancia primordial para mantenernos emocionalmente equilibradas, pero Rav Itzjak Berkovits dice que este afán de limpieza extra en realidad tiene un origen positivo y comparte el secreto con nosotros:


En Pesaj, cuando nos ponemos nuestra mejor ropa, servimos la mesa con nuestro vajilla de porcelana china, nos apoyamos sobre cojines mientras bebemos un buen vino en copa de cristal, no sólo estamos celebrando nuestra libertad, sino que Hashem nos sacó de la condición de esclavos a ser un pueblo de la nobleza.


El pueblo judío es aristocrático, mamlejet kohanim v'goy kodesh. Para cumplir con la mitzvá de celebrar nuestra libertad, tenemos que realmente sentirnos de la aristocracia.


Cuando estamos inexplicablemente convirtiendo nuestro hogar en un palacio a punto para Pesaj, es porque queremos que esta atmósfera real penetre en nuestros hogares la noche del Seder. Es por esto que es difícil para algunas de nosotras sentarnos hasta que nuestras ventanas y nuestra plata y todos nuestros pisos brillen.


Los nobles viven en un palacio. Somos los habitantes del palacio, vamos a actuar con Maljut.


¿Cómo actúa un Melej? Con paciencia, compasión, una sensación de calma y calidez. Que la corona que usamos la noche del Seder sea ganada con semanas de sonrisas, habla suave, perdón fácil y amor accesible. Esta es la esencia de la Ahavat Israel, y el verdadero cumplimiento de la aristocracia judía.


4 Consejos para ayudarte a prepararse para Pesaj con Ahavat Israel:


- Pesaj comienza y termina con la compra de comestibles de ultima hora. Consulta con tu vecina antes de irte, por si ella también necesita otras 3 docenas de huevos.


- Has pausas en la limpieza y pasa un tiempo con tu familia para disfrutar de la mutua compañía.


- Ríe cuando el pionono se cae a pedazos, y perdona cuando alguien ocupe tu espacio de estacionamiento.


- Se generosa con la alabanza, liberal con las sonrisas, de mano abierta con la ayuda.


Quiera Hashem llevarte a la mesa de Seder coronada en serenidad.


Gracias a Ahavas Yisrael por compartir esto con nosotras


4 comentarios:

Gegi dijo...

Amen!
que lleguemos a pesaj liberadas e inspiradas... y no.... agotadas y deztrozadas!

besos,
G.

Judi dijo...

..o por lo menos libetrozadas e inspigotadas :D
En este momento estoy por empezar... ¿soy la única que todavía no hizo nada o alguna me acompaña en el retraso?

libi dijo...

hola amiguita!! me daba verguenza mirar el blog recordando como empezaron y se organizaron el año pasado, que bueno que este año, me acompañas vos! ;o)

Judi dijo...

Libiiii ¡cómo se te extraña en Jersualén!
Te cuento que a mi también a veces me da verguenza mirar el blog :D
Y no te cuento que ayer arranqué con todo porque la rabanit Mizrahi dijo que asur mirar por donde va la vecina :D