jueves, 24 de diciembre de 2009

El Misterio del Matrimonio


De acuerdo con los sabios (Eiruvim 18a, Rashi acerca del Génesis 5:2) Adam y Java estaban originalmente unidos espalda con espalda. En esta situación Adam y Java eran "uno" pero Adam no podia verla, y era consciente de ella sólo como un apéndice (una "costilla" adicional). Con el fin de hacer de Java la esposa de Adam, D´s la "separó". Sólo cuando Adam pudo verla por primera vez como un ser independiente, pudieron unirse cara a cara, como marido y mujer.

Se puede decir que los dos tipos opuestos de unidad aquí descritos corresponden a la condición de Adam y Eva antes y después de su separación. Antes, marido y mujer son uno, pero no se pueden unir, ya que el marido considera a su mujer como una mera parte de sí mismo. Después de la separación, si continúa viéndola de la misma manera, nada se ha logrado. Para unirse a ella, debe centrarse en la unidad que precedió a su creación física, es decir, la de la raiz espiritual común.

De acuerdo con la Cábala (Etz Jaim 29) en el proceso de separación (nesirá) el varón retiene los estados de jesed (benevolencia, generosidad) mientras que los estados de din (juicio o discriminación basada en mérito y gratitud al recibir) son pasados a la mujer. Psicológicamente esto significa que el marido pierde conciencia de sí mismo como objeto de atención y el único objeto de su atención pasa a ser su esposa. Él queda únicamente como dador de atención y cuidado.

De aquí que la nesirá conduce egoístamente al reconocimiento de la independencia objetiva del "otro". En otras palabras, la relación pasa de "yo-eso" a "yo-tu"
-----------------

Esto es solo una nota del maravilloso libro El Misterio del Matrimonio del Rav Ginsburg. No, no es un libro para leer. Es un libro, de verdad, para estudiar.

3 comentarios:

Judi dijo...

¡Ahora entiendo tantas cosas!
Jannah, gracias por enseñarme a manejar las cosas con altura.

Gegi dijo...

buenisimo!

Margalit dijo...

BS"D

SHABAT SHALOM TOV UMEBORAJ!!!

En medio de los cohetes ruidosos, olor a pólvora que se mete por nuestras ventanas, en medio de las luces engañosas.... En medio de todo esto la LUZ DE LA TORA brilla y fortalece nuestras neshamot.

Gracias Janah, nuevamente nos has alentado, nuevamente nos vienen ganas de salir corriendo a una sifria para comprar este libro y ponernos a estudiar, con todo!!

Berajot para vos, tu mishpaja y TODO EL SABOR DEL RIMÓN!!! BARUJ HASHEM POR SU TORAT EMET!!!

Margalit