jueves, 23 de julio de 2009

Sin Palabras

Leyendo el articulo que escribió Judi de Ahavat Israel, surgió esto.

Es realmente un reto para nosotras, que no vivimos ni experimentamos lo que era el Beit HaMikdash, lamentar su falta. Es incluso mas difícil, en mi opinión, intentar corregir una “transgresión”, por llamarlo de algún modo, del que no nos sentimos responsables.

Sentir empatía por el prójimo, sentir el dolor del otro, es un nivel altísimo. Citando también a la Rabanit Iemima Mizraji, una mujer debería ser el ejemplo de empatía: no conozco ninguna mujer que no haya sufrido de desamor, de inconformismo en algún área de su vida, ni desconexión de ella misma dadas las varias tareas del hogar/hijos/marido/etc. que la llevan continuamente a enfocarse en otra cosa que sea ella.

Desamor: Nosotras nos quejamos de que nuestro marido llego tarde las ultimas dos noches y que no nos dio suficiente atención - HaKadosh Baruj Hu vive hace casi 2,000 años sin su “pareja”, la Shejina.

Inconformismo: Nosotras nos quejamos por que tenemos una casa demasiado chica, o que tiramos dinero en el arriendo. Ha Kadosh Baruj Hu no tiene casa hace 2,000 años, y tampoco tiene donde arrendar apartamento.

Desconexión: Nosotras nos quejamos de que no tenemos tiempo para nosotras mismas, de irnos de vacaciones o de concentrarnos en nuestra Avodat Hashem a través de shiurim o lectura. HaKadosh Baruj Hu no quiere tiempo para Él mismo, quiere únicamente darnos para que estemos felices y no puede hacerlo ya que la forma más directa de transmitirnos bendición es a través del Beit HaMikdash, que nadie parece recordar ya que estamos muy ocupados remodelando nuestro comedor diario.

En que estamos pensando? Utilizamos la frase de “aceptar cada situación con amor” de manera tal que llegamos a aceptar “con amor” vivir una vida apática, patética y totalmente desconectada. Aceptamos erróneamente conformarnos con una choza en lugar de un palacio; ser simples peones en lugar de príncipes. Por que eso es lo que somos, hijos de Hashem, somos Su imagen y semejanza. Y así nos conformamos? Agarramos lo bueno, decimos “grande pa!” y después nos hacemos los desentendidos? Cuando nosotros Le necesitamos, El SIEMPRE esta para ayudarnos. Ahora es el momento de DAR, de mostrar que nos importa, que no Le olvidamos, y salimos corriendo con la excusa de que “no se de que me estas hablando”!!??

Tan egoístas somos?

3 comentarios:

Dafna dijo...

TOV, ESO SI QUE FUE UN SACUDON DE CABEZA.
INCREIBLE

Judi dijo...

Si, para mí también fue un sacudón.

Patricia Yanet Acevedo Rios dijo...

BS"D

Muy muy cierto, No es cuestion de nosotros querer, es por E-L