martes, 13 de octubre de 2009

La alegoría del lavarropas (o “ella dice, yo digo”)

El primer párrafo es dirigido, el segundo se abre al público.


El otro día recibí un mail tuyo en el que me contabas tus pensamientos con una alegoría. Mientras lo leía, me reí de tu ingenio, y me seguí riendo hasta que noté que se había instalado en mí el desasosiego al darme cuenta de que esta vez tendría que contestarte. A lo largo de nuestra historia nos hemos visto enfrentadas por muchísimas cosas y sólo hemos podido evolucionar en la forma de manifestar esas diferencias: de niñas usábamos los gritos y los golpes, y de adultas el silencio y la distancia. Pero esos desacuerdos son como un disco que no podemos dejar de escuchar: para reproducirlos ya no usamos ni el Winco, ni un TDK en el walkman, pero la musiquita con la que cargamos nuestro mp3, es la misma. Por eso este post, porque aunque la ropa sucia se lava en casa, me la dejaste picando con la metáfora del lavarropas:


Ella dice que la vida es como un lavarropas. Dice que cuando yo me compro uno, leo el libro de instrucciones de pe a pa y que las sigo al pie de la letra. Dice que cuando ella compra uno, tira el libro de instrucciones y trata de entender el funcionamiento por sí misma porque eso le da más aprendizaje. Que el libro de instrucciones muchas veces trae información errada, motivada o innecesaria. Ella dice que lo importante es hablar del lavarropas y no del manual.


Yo le sigo el juego y también digo que la vida es como un lavarropas. Digo que el mecanismo es tan complejo que es absolutamente necesario el manual de instrucciones (y le advierto que yo recién voy por la primera hoja, aquella en donde marca la ubicación de las perillas). Digo que únicamente el Creador de tan asombroso sistema puede indicarnos su uso. Digo que si el usuario espontáneo decide utilizar kerosén en vez de jabón en polvo, no hay manera de rescatar esa ropa, y el objetivo final (la ropa limpia) queda incumplido.


Y podría seguir diciendo que si la vida fuese un avión, yo estudiaría el manual para no estrellarme, si fuese un reactor químico, lo leería para no explotar por los aires y si de lo que estuviésemos hablando fuese de la vida, yo digo que siguiendo las instrucciones de nuestra “Torat Jaim” es la manera de asegurarnos un ciclo de lavado completo.

11 comentarios:

Alejandra dijo...

Judi
Esta bien, son dos formas diferentes de ver las cosas y las dos son tan verdaderas como quienes las profesan.
Y si observas objetivamente a unos y otros estamos todos igual, todos disfrutamos, sufrimos,vivimos.
O vos te animarias a asegurar que vivir con el libro de instrucciones bajo el brazo te hace mas feliz que a mi?
Vivis mejor por eso?
No, te aseguro que no, vivis como vos queres, a tu manera y eso es lo que te hace feliz.
Seria bueno que aceptemos que tanto los que no leemos el libro de instrucciones ,como los que si lo hacen le sacamos el maximo provecho al lavarropas, y sabemos que si nos arrepentimos siempre vamos a poder recurrir al libro de instrucciones o tirarlo a la basura.
Ella

Anónimo dijo...

Ella: tenes razon, nadie asegura nada...pero me da la impresion que tenes mas posibiliddes de acertarle cuando lees lo que escribio el que hizo la maquina eso por un lado, por el otro (y lo digo como una persona que realmente no lee los manuales de instruccion de nada... el tema es qeu si no probas una vez como sabes que podes recurrir al libro si ni te interesa en primera instancia abrirlo. Ejemplo Mi lavarropa (la maquina de verdad), no me gustaba como labava la ropa y vino mi papa que lee TODOS los manuales(excepto torat Jaim) y cuando me leyo los capitulos aprendi a lavar la ropa bien con el lavarropa que tengo. Y asi fue que me paso en la vida, lei la mitad, o 1/4 de la primer hoja del libro de la vida y APRENDI A SEGUIR aprendiendo a lavar bien mis trapitos.
JUDI AMAZINGGGGGGGGG aparte siempre abriendo debates con uno mismo que te llevana a la introspeccion y trabajo personal.
(por obvias razones me da verguencita poner mi nombre)
D

Sarah dijo...

Bueno, pues yo el otro día probé a hacer el salmón de Debbie. Compre un filete fresco de lo mejorcito. luego llegue a casa, decidida a ver el video de Debbie de nuevo para escuchar las Instrucciones.....pero decidí que eso de seguir instrucciones no me iba. Así que tome el salmón, le puse limón (quien a visto un pescado al que no se le ponga limón? yo le hecho a todos!!) luego seguía sal. No es cuestión de gastar, con eso del colapso económico mejor solo ponerle un poquito y mmmm... había una hierva, qué era? qué era? mmm, mire en la refri y solo había perejil. Total es verde, debe servir. 36 horas forrado en papel plastico y........ todavía estoy pensando como decirle a mi marido que el salmón de 20 dólares que soñaba con que yo siguiera las instrucciones para ser servido en shabat, yace ahora en la basura!!!!!!

Karina dijo...

Aguante JUDI!!!!!!!!!!!!!!
Kari

Alejandra dijo...

Sarah:
Nunca te paso de seguir una receta al pie de la letra y que por algun error de la receta o de interpretacion terminaste tirando todo tambien?
A mi me paso un monton de veces

Ariana dijo...

Cuando me casé, me enviaron de regalo una procesadora buenísima. Estaba tan contenta que enseguida la enchufé... Y sorprendida descubrí que no funcionaba. Claro, en mi ignorancia no sabía que la procesadora venía de Estados Unidos donde usan una clase de electricidad y que en Israel era distinta y necesitaba un transformador. Resultado: la quemé.
Alejandra, entiendo que te cueste aceptar la existencia de un "manual de instrucciones" y que te digan que se aplica también a tu vida cuando no tenés ganas de que sea así.
Pero hay cosas que están más allá del alcance de nuestra propia voluntad. Por ejemplo, si querés mandar un mail y escribís la dirección poniendo: "laurahotmail.com", podés enviar mil mails y ninguno va a llegar a destino. Si alguien te dice que sólo te falta un punto entre la palabra laura y hotmail, vas a decir "¡Qué exagerados! Por un puntito tanto problema!!!" Pero ese punto insignificante cambia todo el panorama. Y esto es así porque alguien se ocupó de diseñar y programar como funciona el sistema. Lo mismo, exactamente ocurre con nuestras vidas y con el mundo.
Otra cosita, no es "el libro de instrucciones bajo el brazo" lo que hace felíz a una persona. Seguir las instrucciones ayuda a que uno saque el máximo provecho del "artefacto", y si estamos utilizando bien nuestras vidas entonces estamos en camino a ser más felices, a realizarnos, a saber que estamos cumpliendo la función para la cual fuimos creados. Y te aseguro que ese es un trabajo que la persona tiene cada día de su vida.

shuly dijo...

hola ale
la verdad no te conozco pero me siento identificada,escuche una vez que a la persona se la compara con un resorte ,mientras mas apretas mas se quiere safar!,y realmente nos es asi a quien le gusta acatar directivas .Desde chicos luchamos y nos revelamos en contra de nuestros padres , maestros y cualquiera que se atreva a decirnos que hacer,pero el tiempo pasa y mirando en perspectiva nos damos cuenta quiza mis viejos tenian razon....si le hubiera hecho caso........dios nos dio un manual lleno de instrucciones para poder vivir en este mundo loco y como es de esperarse nosotros nos rehusamos a cumplirlo,ya que pensamos que somos mas inteligentes como cuando eramos chicos..........
pero quiza este sea el momento de crecer y mirar atodo desde esta perspectiva!
besitos,la que intenta crecer y seguir las instrucciones del que realmente sabe

Alejandra dijo...

Creo que son necesarias un par de aclaraciones.
Yo dije que no creo en los manuales de instrucciones.Nunca dije que me creo capaz de hacer funcionar algo sin saber como.
Es decir, cuando me compro un lavarropas, tiro el manual de instrucciones y me pongo a investigarlo, miro las perillas, los simbolos, los dibujitos, los numeros, el "fabricante" los pone tan claros que con solo saberlos mirar una puede hacerlo funcionar perfectamente sin arriesgarse con manual de instrucciones.
Y es mas, no es tampoco que dude que sea la palabra del Creador la que esta en el libro de instrucciones en cuestion, sino que este libro de instrucciones fue tan usado, abusado, ultrajado,mal interpretado,modificado, se cometieron tantas atrocidades en su nombre a lo largo de la historia, se lo usa tanto como instrumento de poder y control y se lo modifica a conveniencia que no estoy dispuesta a arriesgarme. Por eso prefiero guiarme por una relacion "personal",a partir de la reflexion, la observacion, y la interpretacion de los "dibujitos" que van apareciendo.
Segunda aclaracion: De ninguna manera intento convencer a nadie de que deje el libro de instrucciones, jaz ve jalila!!!, que cada uno haga lo que mejor le parezca, lo que le resuene en su interior y lo que le traiga paz.

Margalit dijo...

BS"D

Shalom Judi...
Gracias..... Esta persona que te escribe, vivió 40 años de su vida equivocando la interpretación del Manual de Instrucciones... Necesitó de una Mujer -con mayúsculas- como lo fue mi primer Mora -también con Mayúsculas- para darse cuenta que por el camino que yo me empecinaba a seguir NO IBA.... Tropezé, caí, me golpeé, sangré.... lloré.... hice duelo por mis erradas interpretaciones del ÚNICO MANUAL DE INSTRUCCIONES PERFECTO E INALTERABLE... SIN MANCHAS NI ARRUGAS... CON UN CENTRIFUGADO PER-FEC-TO...
Hoy estoy celebrando mi 6º Año como JUDIA 'LEGAL'.... como mujer que después de esa maravillosa Mikve en Beersheva SALIO NUEVA y APTA para vivir -a veces a los 'empujones' (no somos perfectos, Baruj HaShem!!!) el MANUAL DE INSTRUCCIONES y disfrutar, esta palabra es hermosa: DISFRUTAR cada hoja del MANUAL, pero ya no sola sino con la 'familia' que Boreh Olam, en Su Amor Eterno y Grandioso, quiso darme e insertarme en ella...

Quien te escribe Judi, hace 6 años dijo el Shema Israel, por primera vez como iehudia y HOY es feliz con el Manual de Instrucciones... Y como diría 'Mali Balanga' ("USHPIZIN"), el Autor del Manual, es Tzadik, Ahuv, Hacol...

Otra vez tengo que agradecerte Judi..... gracias por ayudarnos a crecer y gracias por dejarnos conocer tu neshama tan grande!!!

Iom Tov veSameaj!!!

Margalit

Pd. ¡¡Pude poner este comentario en el sitio justo!!

carrie dijo...

ella - que es ser feliz? como sabes que eres feliz? los jovenes de hollywood, los drogadictos, los ricos los ... todos creen que son felices, pero en verdad, viven una vida vacia - sin metas en la vida, mas que ganar mas dinero y ser mas guapos. cada judio tiene un tafkid en la vida y si no lo cumples, no seras feliz verdaderamente. como sabes que eres feliz?

Margalit dijo...

BS"D

Shalom Carrie:

Lei tus palabras y si... tenés razón pero hay veces en las que cuando estamos enfrentando o pasando o viviendo o eligiendo un estilo/sistema de vida que no esté tan 'atado' al Manual de Instrucciones, literalmente 'creemos' que sabemos lo que es ser feliz. A mí me pasó, tuve que vivir muuuuuchaaaas cosas para poder bajar la cabeza y decirle a HaKadosh Baruj Hu: 'Está bien, YA entendí, ahora mostrame tus PLANOS'... Puede ser que 'Ella' esté totalmente segura que es feliz y sienta que es así mamash.... Todo tiene su tiempo dice Kohelet -Baruj HaShem por Sucot que nos lo 'refresca' todos los años!!!-.... y HaShem sabe 'esperarnos' con una esperanza eterna y amorosa.

Un beso Carrie, no te conozco, pero tus comentarios siempre los sentí totalmente SINCEROS, SIMPLES, como dice el Rebe NAJMAN miBreslov, ahí se esconde la EMET!!!

Berajot y Shabat Bereshit Tov veSameaj a todaaaaassss!!! Baruj HaShem por BERESHIT BARA ELOKIM!!!

Margalit