lunes, 17 de agosto de 2009


Vague como cordero extraviado.
Busca a Tu siervo, porque Tus preceptos no olvidé.
(Tehilim 119: 176)