martes, 30 de junio de 2009

Ahavat Israel – Semana 2: A mover el esqueleto

En el colegio siempre fui abanderada o escolta y en el secundario nunca me llevé ni una sola materia (en realidad me llevé filosofía de quinto porque hice una broma sobre Sócrates, pero eso no cuenta). Y no sé cómo hice, pero en la facultad aprobé de primera el examen de historia del arte que todo el resto de mis compañeros tuvo que dar por lo menos dos veces. Así que en lo que respecta a pruebas, tengo la autoestima muy alta. Que vengan, me digo, que yo las apruebo.

Esto era así hasta la semana pasada.

Me pregunto de dónde saqué la idea de que trabajar en Ahavat Israel era fácil. Debe haber habido algún mal entendido entre mis hemisferios cerebrales para que por algún momento haya creído que el trabajo se hacía de taquito. La verdad es que me resultó muy difícil y no creo haberlo aprobado.

Y les cuento por qué: Mi voz negativa interna, era muy positiva: ¿demostrar más afecto a mis hijos? “-Imposible, si están repletos de amor maternal”, me decía. ¿Expresarle mi amor a mi marido? “-Pero si mi marido no se puede sentir más querido”. La verdad es que esas eran todas mentiras inventadas por mi ietzer hará para hacerme creer que yo era un personaje de cuento, cuando sólo lo soy de fábula.

Kol hatjalot kashot (todos los comienzos son difíciles). Me avergüenza confesar que la única vez que logré superar al ietzer que se interponía en mi camino para demostrar afecto, fue cuando les dí torpemente a mis amigas un alfajorcito de maicena. Por lo menos me consuela que a Andi y a Patricia no les haya ido nada mal y también me da ánimo para intentarlo con más empeño la próxima vez.

Por lo tanto, allí vamos con el trabajo de esta semana: deberemos reforzar nuestro amor hacia el prójimo siendo las primeras en presentarnos a una persona que no conozcamos. Una vez por día deberemos buscar la oportunidad de tomar la iniciativa para conocer a alguna de esas caras que nos cruzamos diariamente y de las cuales no sabemos nada. La rabanit Berger propone literalmente: “once a day for a week stretch by being the first to introduce yourself to a new person (optional: make an effort to find out about their world)”

Así que amigas, salgamos a ver qué pasa. A mover el esqueleto, para sacudir la neshamá

3 comentarios:

Patricia Yanet Acevedo Rios dijo...

BS"D

Wow, esta semana va a estar importante con la nueva actividad propuesta. Me parece lindo, asi que chicas pidamosle fuerza a Bore Olam para que esto nos lleve a ser mas y mejor Bat Melej.

Marcela H dijo...

Que lindo lo que escribiste judi...
Estoy comenzando este camino de torah y mitzvot te agradezco la nota.

Marcela

Judi dijo...

Patricia: Dijiste lo que yo debería haber dicho en el post: que no nos tenemos que olvidar de pedirle ayuda a Hashem para tener éxito en el trabajo de la semana. Si me permitís lo voy a poner la próxima vez.

Marcela: Gracias por lo que decís. Aunque yo no puedo decir que recién esté empezando, todavía me falta mucho del camino por recorrer, así que compañera de viaje... ¡nos vemos en la ruta!