martes, 28 de abril de 2009

La vida en 140 carácteres (un post interactivo)

No soy una persona tecnológica, no soy moderna, no estoy al tanto de los avances de la ciencia y la verdad, tengo miedo de terminar siendo parte de ese grupo de personas que no asimila los cambios, esas mismas a quienes yo criticaba en su momento:

(Casa de mi abuela, años ochenta)
Yo: - (Desabrochándome el montgomeri) Mirá abuela, te traje un radio grabador, es lo más de lo más y es super fácil de usar. Sólo hay que presionar “play” y “stop”.
Abuela: - Pero si sólo te pedí que me compres una púa para mi tocadiscos. Mi combinado funciona muy bien.
Yo: - Pero noooooo…. abueee… ¿qué decís? eso ya está pasado de moda. Mirá, mirá como suena.
Abuela: -Escuchá como suena, querrás decir… a ver ¿así? (presionando el stop).
Yo: -No, ese es el stop, apreta el play
Abuela: -En ningún lado dice pley, acá sólo dice play.
Yo: -Es inglés abueeee…inglish. Dale, probá
Abuela: (presionando el play y después el stop) No funciona.
Yo: -“Play” para escuchar y “stop” para parar.
Abuela: - Espera que lo anoto… play para escuchar, stop para parar.
Yo: -Deja abue, ya te traigo la púa.

Como venía diciendo antes del flashback, yo sé que hay gente para la que no existo porque no uso facebook ni tengo un fotolog. No sé qué es una tracklist, ni qué me estoy perdiendo por no ir a eventos multidisciplinares. Es más, acabo de googlear todas estas palabras y ni sé lo que estoy diciendo (espero no haber puesto ninguna grosería).

Pero eso sí, hoy tuve la suerte de descubrir qué es Twitter. Y al que no lo sepa le pido que se tome dos minutos y vea este video (sólo para mujeres, porque la caricatura no tiene dibujada las mangas hasta el codo).

¡Así que eso es lo que necesitaba para ser moderna! No se usa más hablar en vivo y en directo, en carne y hueso. Para acercarme a la gente que me interesa tengo que usar twitter (y hasta debe existir el verbo twittear). Ahora el mundo real se mudó, cambió de dirección.

Pero entre tanta modernidad lo que me da miedo es que no voy a saber si al final corto el cesped, leo un libro o tomo un café, sólo para tener algo que contar en twitter. La pregunta ya dejó de ser "¿ser o no ser?", ahora es "¿ser para contar o contar para ser?" Y en un punto parece que la respuesta es la misma, aunque eso si, tiene que reducirse a 140 carácteres.

Y a esta altura estarán mirando el cabezal del blog y sospechando que se equivocaron de página. Se estarán preguntando a qué viene todo esto. Y la respuesta es que esta tarde me planteaba alguna manera de ayudarlos en el trabajo del día veinte. Quería aportar mi granito de arena en lo referente a no ponernos de mal genio, quería divertirlos, ponerlos de buen humor, hacerlos revolcar de la risa. De verdad me hubiese gustado y lamento no haberlo logrado. Pero eso sí, que se sepa: por lo menos me divertí yo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo lograste amiga!!!!
Gracias por la ayuda y YES!!!!!

Judi dijo...

Yes!
¡Veo que sos rápida para la tarea!