martes, 6 de mayo de 2008

Paranónimo

Este post está inspirado en un comentario que dejó Anónimo en mi post pasado (¿eres el Anónimo del poema del Mio Cid o el Anónimo de Robin Hood?), y que por uno de esos misterios tecnológicos (que siempre es el mismo: apreté mal un botón), desapareció cuando intentaba publicarlo.

Si mal no recuerdo decía algo así como: “¿y qué si no te gusta la cábala? Me pregunto cómo, las personas que no están a niveles superiores de entendimiento se atreven a estudiar cábala. ¿No es que hay que tener cierto nivel de preparación, ciertos años en el estudio de Torá y luego empezar con la cábala? ¿Habrá sido eso lo que nuestros sabios querrían? ¿Es que es posible sólo agarrar un libro y leer? ” Por supuesto no estoy siendo exacta, pero el comentario básicamente decía eso y no es que de ahora en más vaya a contestar los comentarios con un post (quizá si lo haga con los que me den ganas), pero me pareció que este comentario me daba una buena oportunidad para pensar.

Lo primero que querría aclarar, por si no se dieron cuenta, es que mucho de lo que digo en mis post, lo digo con espíritu lúdico, y no se deben tomar tan en serio, en especial las partes entre paréntesis (sufro de parentesitis, un mal que se hereda de los parientes). Yo vendría a ser en este blog, algo así como el bufón del rey (a ese que lo echaron por ineficiente)

Después quería señalar que es verdad, que los sabios aconsejan que el estudio profundo de la cábala lo realicen hombres mayores de cuarenta años con un nivel de Torá que lo habilite. Pero por otro lado quería tranquilizar a la población: no hay posibilidad de que una señora de su casa haga un golem (aunque nos encantaría que planche). Así que por ese lado no deben preocuparse, más me preocuparía yo si alguna cantante pop decidiese desvirtuar el tema entre disco y disco.

En este punto recuerdo una historia personal que de alguna manera explica la posición de los sabios al respecto: cuando empecé a hacer teshuvá (digamos que hacía dos días que había comenzado a usar falda), llegó a mis manos el libro más cabalístico de los cabalísticos, y le pregunté a mi rabino con voz temblorosa:
-¡¡¡¿pero puedo leer esto?!!!
–Si, léelo, -me contestó- no vas a entender nada.

Cada persona es una combinación única, (algo de eso habíamos dicho aquí, pero lo repito porque es altamente pertinente). El alma de cada ser humano tiene cualidades que le son exclusivas y que no se repiten en ningún otro ser humano. Hashem nos regaló una zona peculiar, y la manifestación de ese territorio es en parte la respuesta al tan abstracto ¿quién soy?

Esto es un poco lo que quise contar en el dialoguito con Elisheva, que tenemos que aprovechar las diferencias entre las personas, porque nos iluminan una parte descolorida del mundo (reconozco que hubiesen necesitado una bola de cristal para entender esto). Así que mi respuesta a la primera pregunta, es esa, que no creo que pase nada si a alguien no le interesa la cábala, pero tampoco creo que pase algo si a alguien si le gusta. Que cada uno siga las inclinaciones de su alma (y dije alma, y no dije mente, y no dije cuerpo).

Y ya que estamos cerca de Lag baomer, voy a agregar que a eso precisamente es a lo que nuestros sabios se refieren cuando dicen que la causa de la muerte de los alumnos de Rabi Akiva fue que no mostraban respeto el uno por el otro. No a que no se saludaban a la entrada del Beit Midrash, no a que no se llamaban para saludarse por sus cumpleaños. Sino a que no reconocían como fundamental esa parte personal del otro. Que no entendían que para el funcionamiento del mundo cada uno es esencial. No veían que, como en un rompecabezas, cada pieza tiene su lugar, y si falta una… bueno, pues que se arruina el diseño final.

Y creo que con esto contesté a todas las preguntas de Anónimo… a no, perdón, me falta una: La respuesta es si, es posible agarrar un libro y leerlo.

4 comentarios:

Ha Malka dijo...

Judi, Elisheba, el blog quedo buenisimo!!! Kol HaKavod!

Anónimo dijo...

Bravo! Si el comentario del anónimo sirvió para que escrbieras lo que había por detrás de ese dialogo, le agradezco al anónimo porque el dialogo del "bufon" me había parecido muy gracioso, pero tus palabras de ahora me alegraron el alma. Gracias.
Andi

Anónimo dijo...

Hola soy el anonimo,

La verdad es que si, tiene razon, es posible agarrar un libro y leerlo.
como es posible tomar un monton de ladrillos y cemento, lo cual no quiere decir que se llegue a construir una casa.
Disculpa, pero no coincido contigo, creo que hace falta estudiar MUCHO, creo que en esta sociedad consumista, tambien se puso al alcance de la mano los libros de cábala.
Y mi comentario fue porque, me parecio como si su posicion de " no me interesa la cabala" fuera desalmada.
A mi tampoco me interesa la cabala, porque no lo entiendo, porque no soy un erudito que se sienta 24 horas a estudiar torah(porque tambien se estudia durmiendo no?)y no creo que los libros que hay al alcance de la mano, hasta de las cantantes pop sea verdadera cabala. Sino algo lindo.
En sintesis, poder leer, se puede leer lo que se venga en ganas, hacerlo como se debe requiere un poquito mas.

Judi dijo...

Gracias Andi, la verdad es que me gusta que los post generen comentarios, y más si son halagadores como el tuyo.

Y gracias anónimo. Déjame decirte que más me asombro cuando coincido que cuando disiento con las opinionesde los otros, pero por eso me gusta el blog, porque me permite ver las cosas desde otro lado. Y en especial me gusta cuando las opiniones estan dichas con el respeto con que tú las manifiestas.Espero que sigas sumando tu mirada a la nuestra.